Los intereses vs el juego (No a la Abolición del Ascenso)

Todo un Clásico del fútbol mexicano. Decisiones que se toman para proteger al negocio, a la economía, por encima del fútbol. La idea de la abolición del descenso parte desde ese contexto: que hay que cuidar la industria sin importar qué tipo de daño se le ocasione.

Por décadas y décadas el fútbol mexicano ha sido manejado así. El deterioro ha sido incalculable: el límite de extranjeros, los cambios en el sistema de competición, los métodos propios para la transferencia de futbolistas y la multipropiedad, entre otras cosas, no ha permitido el desarrollo total y contundente del fútbol mexicano. Los intereses versus el juego. Usted sabe quien es el gran favorito para ganar.

Es todo un “Clásico” del fútbol mexicano: Los intereses versus el juego. Y todos sabemos quién es el favorito para imponerse…

No todo es malo en el futbol mexicano, de ello estoy completamente convencido, pero también me parece claro que los aficionados mexicanos no tienen el futbol que en realidad merecen, ni tampoco el futbol que se desprende del tamaño del país, de la pasión que genera, del valor de su economía y del tamaño de su industria en general.

Para acabar pronto: el futbol mexicano no ha crecido al ritmo ni a las proporciones que potencialmente podría haber alcanzado.

“La idea es buscar cómo hacer mejor al futbol mexicano”, dice Enrique Bonilla, presidente de la Liga MX cuando se refiere al explosivo tema de abolir el descenso y estoy seguro de que, de acuerdo con sus ideas, ellos no buscan hacerle un daño al futbol mexicano.

El problema está ligado directamente a los intereses que tiene el fútbol mexicano -intereses que tienen todas las industrias- pero que en esta se acentúa de forma diferente porque, al final del día, muchos de esos poderosos que manejan la industria del fútbol lo ven siempre como un negocio y no como un deporte.

El futbol siempre será un deporte antes que un negocio. El negocio es y será productivo y exitoso de acuerdo con el nivel y el desarrollo del deporte. ¿Cuántas decisiones en el futbol se toman más por temas económicos que futbolísticos?

Y ya estoy escuchando a Decio de María, el presidente de la FMF, que dicho sea de paso es un hombre inteligente, decirme -o advertirme- que nosotros también somos parte de esa industria y que nos beneficiamos del negocio del futbol mexicano.

Puede que, en parte, tenga razón, pero mi pensamiento siempre será que mejorando el futbol, mejorará y prosperará aún más la economía y el negocio del futbol.

El futbol mexicano tiene una propuesta en la mesa donde el tema es abolir el descenso para darle estabilidad a ciertos equipos que lo piden o exigen.

Hay un riesgo latente dentro de esta determinación. Parece evidente que por proteger un interés o un negocio se atrofiará el desarrollo deportivo del futbol mexicano.

Hace tiempo que muchas decisiones directivas no parecen las más adecuadas: el límite de futbolistas extranjeros, la multipropiedad, el draft, el “Pacto de Caballeros” y el hecho de haber transformado el sistema de competencia a torneos cortos para tener más liguillas y más campeones.

El futbol toma determinaciones que están apegadas, supongo, a las necesidades propias del negocio y de la industria. La pregunta o el problema aquí es quien defenderá a la cancha, al juego, a la parte más pura y trascendental del futbol.

Temas Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *