Colorín colorado… Cordoba FC

J. Antonio Marín/ El Mundo de Córdoba

Derivado del nulo apoyo de las autoridades locales (Ayuntamiento) y ante la falta de empresarios que se sumen al proyecto, luego de tres años de vida participando en la Tercera División Profesional -hoy Liga TDP-, el Córdoba FC tiene prácticamente las horas contadas y estaría a nada de desaparecer.
La directiva encabezada por Vicente Demuner Pitol, Edgar Villegas y Octavio Muñoz en las próximas horas harían público la salida del equipo de la rama de la Tercera División, el motivo principal sería la falta de facilidades por parte del Ayuntamiento de Córdoba.
El Córdoba FC debutó en la temporada 2016-17 y comenzó con Alejandro Anaya en el banquillo, y finalizó bajó el mando de Víctor Hernández que mejoró los números del club en su torneo de debut.
En la pasada campaña 2017-18 el equipo Albiazul logró sus mejores resultados alcanzando la quinta ronda de la liguilla y quedando a las orillas de la ronda de semifinales, todo tras perder en penales de visitante ante el CDU.
En la presente campaña el equipo que hasta hace unos días era dirigido por Víctor Hernández Valvidia, alcanzó la primera plaza del grupo III, pero quedó eliminado en la primera ronda de la liguilla a manos de los Diablos de Valle de Bravo.
Días atrás el propio Víctor Hernández agradeció a la directiva el apoyo, pero comunicó su salida del equipo por temas profesionales. De inmediato comenzaron a surgir diversos nombres para tomar al club, hasta que en definitiva los directivos habría decidido dar paso a un costado.
Uno de los principales motivos es la carencia de apoyo, e incluso desinterés por parte del Ayuntamiento de Córdoba, el cual sin previo aviso y consulta al gremio del futbol comenzó a construir un parque de patinetas en el estacionamiento del estadio Rafael Murillo Vidal.
Lo anterior fue considerado como un duro golpe para el equipo profesional y el futbol en general, puesto que la cancha del estadio Murillo Vidal se encuentran en un pésimo estado y las autoridades locales no han hecho nada por mejorarla.
La última ocasión que dicho inmueble, con poco más de 40 años de historia, recibió una ‘manita de gato’ fue bajo la administración de Tomas Ríos Bernal. Ello fue en 2016 cuando el estadio fue pintado, los baños remodelados y se colocó alcantarillado a un costado de la cancha para mejorar su drenaje.
En 2018 previo al viaje a Mérida, Yucatán, donde el Córdoba fue a disputar un partido de liguilla ante Deportiva Venados, la alcaldesa Leticia López Landero prometió apoyarlos y se comprometió a volver a colocar las luminarias para que el equipo cordobés pudiera jugar de noche. Sin embargo, y pese al reclamo de directivos y futbolistas en general, el solicitado apoyo nunca llegó.
La gota que derramó el vaso fue la colocación de un parque en las inmediaciones del estadio Murillo Vidal. La directiva del Córdoba, apoyada la Liga Amateur de Futbol, solicitaron al Ayuntamiento que la construcción de dicho parque se detuviera. Cosa que finalmente no sucedió y esto porque dicha obra ocasionaba una reducción en las instalaciones que incidía en los requisitos de la Liga TDP, condenando el futuro del club cordobés.
Incluso también solicitaron una audiencia con la propia alcaldesa de la ciudad, esto para exponerle sus quejas y lograr llegar a un común acuerdo en el que pretendía que al menos les dieran mejoras en la cancha y el estadio en general.
Pese al reclamo dicha reunión nunca sucedió. Esto en gran medida derivó que el Córdoba FC tenga las horas contadas en la Liga TDP.

Temas Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.