Jaguares de la UDS fue sorprendido en casa

Luis Saldaña / Tercera MX / Tv Chiapas Fútbol

Cruz Azul se llevó el botín de Comitán.

Ha sido común, en este reinicio del torneo 2019-2020 de la Tercera División Profesional, que Jaguares de la Universidad del sureste (UDS) tenga un inicio prometedor en los partidos, crea peligro y tiene el control del balón; sin embargo, la contundencia no los acompaña, deja crecer a sus rivales, recibe el primer gol y al final tiene que remar contra la corriente.

La derrota de los felinos universitarios en la jornada 15, a manos de Cruz Azul Lagunas por marcador de 2-0 en el Estadio Municipal de Comitán resulta engañoso y hasta exagerado por lo que se vio sobre el terreno de juego, donde los locales tuvieron las mejores oportunidades, pero la visita fue certera.

Jaguares no titubeó y desde el inicio fue a buscar el marco rival, y a penas al minuto 6, Moisés Villatoro sacó un disparo cruzado con pierna derecha que se estrelló en la base del poste y el esférico terminó por un costado de la portería.

Fue un aviso de lo que sería el encuentro, pues un par de minutos después, Villatoro logra entrar al área penal de los celestes y sacó el pase retrasado, el balón se paseó por toda el área hasta que llegó Reyner Magdaleno para impactar con pierna derecha, pero el disparo se fue unos centímetros por arriba del horizontal.

La artillería comiteca no paraba y, al minuto 18, una vez más Moisés Villatoro, al que seguramente la saga celeste lo va soñar toda la semana, ingresó al área con el balón en su poder en medio de dos centrales y cuando sacó el disparo, el arquero Omar Calixto ya había cerrado el ángulo de disparo y logró evitar la caída de su marco, pero los celestes estaban contra las cuerdas.

Parecía cuestión de tiempo para que Jaguares abriera el marcador, pero Cruz Azul tenía otros planes, y en un centro al corazón del área local, Luis Andrade se anticipa a todos y con un remate de cabeza mandó el esférico al fondo de la portería.

Las cosas se complicaban aún más para los locales, pues antes de concluir la primera mitad, el arquero Enrique Jiménez tuvo que abandonar el terreno de juego después de recibir un rodillazo en las costillas por parte de Christian Bonola en una jugada donde el jugador celeste se olvidó por completo del balón.

En el complemento Cruz Azul jugó con el tiempo a su favor, pero Mario Ochoa no se cruzó de brazos y realizó movimientos para darle fortaleza al medio campo y recuperar balones, los cuales llegaban a las bandas, donde Jaguares tiene mucha explosividad.

Disparos de media distancia, balones detenidos, triangulaciones; los locales adelantaron filas buscando por todos los medios el gol del empate, estaban jugando al filo de la navaja y eso les costó el segundo gol; en un contragolpe, Luis Andrade aprovechaba para repetir la dosis y hacer el segundo y definitivo gol de la tarde.

Jaguares se ha vuelto un equipo competitivo y alegre en el terreno de juego, la mística de este equipo en la segunda vuelta del torneo está totalmente renovado, con jugadores que combinan el deporte con el estudio y es cuestión de tiempo para que muestren su potencial.

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.